sábado, 25 de enero de 2014

Recomendaciones para ser un expatriado feliz



Una amiga que me quiere me ha mandado este artículo del blog inteligencia cultural (pincha aquí para saber mas) y yo no he podido dejar de compartirlo con vosotr@s. Se aprende mucho de las experiencias de otros expatriados y yo no dejo de absorber todo lo que puedo y no dejo de compartir todo lo que hago porque confío en que a alguien le venga bien todo este trabajo. Gracias otra vez mis queridos lectores.

Los 7 Hábitos del Expatriado Feliz

¿Alguna vez se preguntó qué hace que algunos expatriados sean felices y otros no tanto? The Global Coach Center Academy desarrolló un programa particularmente interesante sobre el concepto de los 7 hábitos del expatriado feliz, el cual además incluye ejercicios y herramientas para adoptar esos hábitos durante su expatriación. Acá va un resumen de los 7 hábitos:
1. Un expatriado feliz es intensamente curioso. Llegar a otras tierras es siempre fascinante. Puedes aprender sobre su cultura, experimentar una manera totalmente diferente de vivir, probar nuevos platos exóticos y quizás, hasta te animes a practicar deportes y hobbies nuevos. Todo un nuevo mundo se abre a tus pies. Ser curioso alrededor de este nuevo mundo lleva a la felicidad.
2. Un expatriado feliz acepta a los otros como son, no los juzgan y no intentan cambiar a la gente de acuerdo a su gusto. No importa cuánto les molesta las cosas y no importa cuán en desacuerdo están. Una actitud sentenciosa no lleva a ningún lado. Aceptar que las cosas funcionan de la manera que lo hacen es la clave para la felicidad.
3. Un expatriado feliz ve todo como una experiencia de aprendizaje única. Alguien alguna vez dijo que “la vida siempre nos está ofreciendo nuevos comienzos, depende de nosotros si los tomamos o no”. Quien quiera que lo haya dicho, es una forma muy poderosa de ver lo que hay disponible para nosotros a cada momento de cada día. Y especialmente para aquellos que tenemos la inigualable oportunidad no solo de viajar sino también de vivir en diferentes lugares.
4. Un expatriado feliz encuentra oportunidades donde sea que se encuentre y no se lamenta por aquellas que ha dejado atrás. La vida de un expatriado consiste en una mudanza tras otra. Alguna veces sabemos cuando ese traslado está llegando y algunas veces no (en algunos días de crisis, la mudanza puede ser repentina). Las oportunidades que se nos abren en un lugar pueden no estar disponibles en otro. Pero recuerda, “la vida está siempre ofreciéndonos nuevos comienzos…” Siempre habrán nuevas oportunidades, entonces… ¿Realmente quieres pasar tiempo lamentándote por lo que dejaste atrás o prefieres invertirlo explorando las puertas que se están abriendo frente a ti?
5. Un expatriado feliz reconoce que sentirse triste en algunas ocasiones es parte del juego. Estar triste por dejar amigos atrás, estar triste por dejar a tu familia lejos, estar triste por dejar un trabajo y cambiar una carrera… y la lista puede ser interminable. La diferencia entre un expatriado feliz y uno que no está feliz es que el primero considera a la tristeza como algo natural, algo que no absorbe la vida ni te convierte en una víctima.
6. Un expatriado feliz comparte. Compartir significa tantas cosas diferentes! Puede significar compartir con tus amigos y tu familia cuando te encuentras triste, ya que atravesar los momentos estresantes sólo no es divertido. Puede significar compartir con un mentor (coach) que sin duda hará que tu experiencia de expatriado sea más enriquecedora. Puede también significar compartir tu experiencia con otros, contribuir a que otros como tú encuentren las mejores perspectivas en sus experiencias de expatriados.
7. Un expatriado feliz se deshace de críticas, berrinches y caprichos. Es tan fácil culpar a alguien más por tus desgracias. Es fácil decir que todo alrededor tuyo es horrible, es fácil hundirse en tu propia miseria cuando te convences a ti mismo que no depende de ti y es tan fácil erguir barreras entre tú y el lugar donde vives. Sin embargo, no hay manera de ser feliz donde vives, si constantemente te involucras en críticas, enojos y caprichos. Limpiarse de esas actitudes te ayudarán a ser más feliz!
¿Has puesto en práctica alguno de estos hábitos? ¿Cuáles han sido los resultados?

5 comentarios:

  1. Muy buen articulo Nat, eres el reflejo del mismo Iciar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Iciar, es lo que he opinado yo al leerlo, me veoreflejada en el, aunque mi caracter a veces me haga malas pasadas trato de aprender y desarrollarme como persona cada día y huyo de malas energías que no sirven de nada.

      Besos y gracias por leerme y por tus comentarios.
      Nat

      Eliminar
  2. Me gusta. Encaja perfecto contigo. Me lo voy a aplicar yo tambien...no tan lejos como tu pero fuera del Botxo y lo que se lleva peor, lejos de la familia. Besitos. Cape.

    ResponderEliminar
  3. Claro que estás reflejada! Bilbao, Chile, Tenerife, Kuwait... con una sonrisa, una pila de experiencias compartidas y amistades mantenidas.
    En tu blog siempre nos cuentas novedades, con ilusión, con sentido del humor :), y nos das tu punto de vista. Por eso nos gusta.

    Pepa

    ResponderEliminar

Encantada de leer tus comentarios. Siempre hacen bien.